martes, 7 de julio de 2015

Mi opinión sobre: El Dador de Recuerdos de Lois Lowry




¡Bienvenidos a la primera reseña del 2015!

Sinopsis:

Diciembre es el mes en el que se celebra la Ceremonia anual, en la que los Doce reciben sus determinadas funciones por el Comité de Ancianos. Pero Jonás, un niño que cumple doce años, ha sido elegido para algo muy especial. Cuando su selección le lleva ante el más honorable de los ancianos -el Dador-, Jonás comienza a darse cuenta de los secretos que subyacen bajo la frágil perfección de su mundo.

Mi Opinión:

Ya había oído sobre el libro desde hace ya un tiempo, pero me dispuse a leerlo al ver el trailer de la película. Mis expectativas eran muy altas (tal vez por el hecho de que tengo una debilidad por las distopías) pero aún así temía decepcionarme. Por suerte, no fue así.

Este es un libro infantil (para niño de 8 a 12 años) narrado en tercera persona por un niño de 12 años llamado Jonás. El y su familia asignada viven en una Comunidad perfeccionada para evitar todo tipo de conflictos. En este mundo distópico no existía la guerra, el hambre, la pobreza, la riqueza, el individualismo. Todos eran considerados iguales, ganando el mismo sueldo, comiendo la misma comida, viviendo en casas iguales. La palabra amor era solo un mito, un término ambiguo.

Al estar cerca la Ceremonia de los Doce (la última de ellas), nuestro personaje se encontraba ansioso por saber cual sería su Misión (una que llevaría a cabo hasta la vejez). Sin embargo, su mundo cambia radicalmente al ser elegido el nuevo Receptor, el cual era una tarea rigurosa y peculiar que tendría que hacer en su cuenta al terminar su Entrenamiento. Todas las costumbres que le habían enseñado no las usaría desde ese momento. Los modales, la vigilancia, los horarios...


"Puedes decir mentiras"
Siendo el Receptor se da cuenta que el gobierno que creyó "perfecto", no lo era. Todas libertades, expresiones y bellezas de lo que una vez fue la sociedad (los bailes, los colores, las religiones, la diversión, los juegos, el amor de familia, las fiestas) les habían sido arrebatadas y dadas a Jonás. Sin embargo, no todo era felicidad. También existía el hambre, la guerra, la pobreza, la soledad, el dolor, las enfermedades, la pérdida, el frío...

Todos estos recuerdos fueron confiados por el Dador, quien fue el último Receptor de Recuerdos.

He de decir que no pude conocer a los pocos personajes que son algo importantes en la trama debido a que muchos se parecían. 

Este fue un libro con el que me puse a pensar muchísimo. Aprender a valorar todo lo que el mundo nos da y disfrutarlo con júbilo, porque no estamos muy lejos de perder eso. Fue un libro que trató mucho del individualismo, de las guerras, la problemática mundial y las discordias. Habló de como sería un mundo sin culturas, razas, tradiciones, felicidad, odio, ira, risas, colores, música, arte...

Disfruté mucho está lectura y espero que puedan darle una oportunidad a el libro, o ver la película si prefieren porque también es muy buena.

Saludos y ten una buena vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario